Llegó a su fin

Chela corta la racha adversa
Con el drive que se le fue a Ivan Ljubicic, también se esfumaron los fantasmas. Las diferencias entre el croata y Juan Ignacio Chela no pasaban por condiciones técnicas, sino por la actitud con la que encaraban el enfrentamiento. Con el correr de los años, Ljubicic fue construyendo una ventaja de 6-0 en el historial, y cada triunfo servía de golpe para el argentino. Estos duelos personales cuentan, y mucho.

En el Grandstand, el tercer estadio en importancia en el Abierto de los Estados Unidos, Chela rompió el embrujo: venció a Ljubicic por 6-4, 6-7 (5-7), 2-6, 6-3 y 6-3, y se metió por segunda vez (2002) en octavos de final del último Grand Slam del 2007. Su rival, será el suizo Stanislas Wawrinka.

El asunto se puso complicado a partir del segundo set. Chela dominaba en los peloteos pero al croata le bastó un error, un revés fácil que el argentino dejó en la red en 5-5 del tie-break, para dar vuelta el partido. Con su saque, el croata no pasaba sobresaltos, y quedó rápidamente dos sets a uno. A partir de ese momento, se vio lo mejor del argentino, quien aprovechó su mejor resistencia física para mover a Ljubicic. Juan consiguió el quiebre clave, se llevó el cuarto set y parecía tener la clasificación asegurada cuando quedó 5-0.

El croata intentó la heroica, jugándose con la soltura del que se veía derrotado, y apostó a los nervios del rival. Nervios que llegaron, ya que Juan perdió dos de los tres saques de ventaja, jugando corto, sin pimienta. Mariano Monachesi, DT del Flaco, le pedía que se moviera más. Por suerte, ganó un punto largo con un drive profundo y recuperó la confianza; Ljubicic, quien llegó a la segunda semana en sólo dos de 32 Grand Slam jugados, hizo el resto. Negocio para Chelita, que tendrá día de descanso para pensar cómo jugarle a Wawrinka y seguir sumando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por dejar tu opinión! Por favor procura que tus comentarios no estén fuera tema, no sean promocionales, ilegales u ofensivos, de otro modo, serán eliminados.